miércoles, 21 de marzo de 2012

Comer en Escocia IX. Aberfeldy, Perthshire

El viaje a través de un maratoniano día nos llevaría de nuevo a pasar por el valle de Glencoe, para maravillarnos por tercera vez en él, adentrarnos en la región de Perthshire, viendo dos castillos impresionantes por el camino, tres o cuatro puentes, un molino de agua, un par de estatuas, comernos un fish and chips en el pueblo que constituye el centro geográfico del país, Aberfeldy, montarnos en barca para conocer la celda de María Estuardo y llegar a Edimburgo tras 378 kilómetros de carreteras con un carril para cada sentido. La noche de aquel día libré de GuisailloPapa y me acosté con un yogur para cenar en el cuerpo.

Nuestro itinerario nos llevó a recorrer gran parte de la región Highland para pasar por Perthshire y finalizar en Edimburgo, pero antes pasamos por el bonito pueblo de Killin, donde nos paramos a admirar las cascadas que lo cruzan.
Valle de Glencoe

Cascadas en Killin

Nuestra ruta pasaba por las cercanías de Aberfeldy, donde imponentes prados cercan al no menos imponente castillo Menzies, que data del siglo XVI y se encuentra totalmente restaurado como museo.
Menzies Castle


BLACK WATCH INN PUB
Bank St.Aberfeldy Perthshire PH15 2BB 
Teléfono 01887820699



En Aberfeldy nos recomendaron el pub Black Watch Inn, bonito bar, con incursiones en comidas orientales, además de los clásicos escoceses. Los platos principales se encuentran entorno a las 8 y 10 libras y la comida no está nada mal.

Para empezar, los champiñones en tempura, acompañados de sour cream, bastante aceptables.


La lasaña vegetal, acompañada de ensalada y pan de ajo tampoco gozaba de mala salud.
Y mi elección, fish and baked potatoes, con crema agria y guisantes. Las patatinas empapadas en esa crema, aceptables, pero el rebozado del pescado, válgame que mal cocinan estos señores de las islas... En fin.
Para finalizar, antes de contarles en nuestra última entrega de Comer en Escocia la despedida de Edimburgo, pasamos por el emblemático Castillo de Loch Leven, situado cerca de la población de Kinross, en mitad del lago Leven, sobre una pequeña isla.
En él estuvo presa María Estuardo entre muchas otras, a buen seguro, pero como ella tenía enchufe por guapa, hechizó a uno de sus captores, que le dejo abierta la puerta de la celda... O eso cuentan.
El castillo se encuentra "enterito", o lo que es lo mismo, bastante bien conservado en sus elementos básicos.


Sirva esta entrada como homenaje a nuestro barquero, Charlie, natural de Aberdeen, pero cuya primera novia fue española y por ello manejaba a la perfección nuestro idioma. Charlie, escocés de pura cepa, hizo ameno y agradable nuestro pequeño viaje de diez minutos desde el embarcadero en algún punto de Kinross hasta la pequeña isla donde se encuentra el castillo de Loch Leven. Caracteres afables y solícitos el de estos escoceses, que hacen aún más agradable la visita a este envidiable país (Taxista del primer día, esto no va por ti; en todos lados debe haber siempre algún patán).


jordanabellaner@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada