martes, 29 de noviembre de 2011

Restaurante La Posada. Casabermeja, Málaga

 Con la llegada del frío (y en este pueblo cercano a Málaga, el frío parece llegar con menos tregua que en otras localidades) apetece comer migas, a ser posible frente a una buena chimenea.

En La Posada de Casabermeja no encontraremos una atención impecable, ni mantelerías finas, ni siquiera una variedad en la carta que podamos destacar. Sólo platos tradicionales, rurales a veces y toscos, pero con el empaque necesario para afrontar ese frío que también  aparece en el sur.

Frente a la Iglesia de Nuestra Señora del Socorro se alza una construcción tradicional que da cabida al restaurante y a la pensión, con varias viviendas adosadas y unos salones con una distribución curiosa. Para llegar a nuestro salón atravesamos varios pasillos de una casa y un patio tradicional. Desde los pasillos pudimos observar a un octogenario viendo la tele desde su sillón, arropado por una manta. Así llegamos a nuestro salón, con varias mesas familiares en una estancia hogareña, presidida por una gran chimenea.


Como entrantes, no pude resistirme a uno de mis platos invernales preferidos, los callos [3,50€]. Estos poseían un gran sabor, pero eché en falta algo más de callos y algo menos de garbanzos, y unas manitas de cerdo, ya para redondear la jugada. No obstante, estaban muy buenos.

 También tenían consomé [2€], aunque con los aditamentos propios de una buena sopa de picadillo, también presente en la carta.

 Pero sin duda los platos estrella estaban por venir. Son las representaciones básicas de la cocina montañesa de la región. Málaga es una provincia muy montañosa, con multitud de intrincadas sierras, colinas, cerros, que en ocasiones bajan en línea recta hasta el mar, pero que siempre cuentan con una idiosincrasia gastronómica diferente.

El Plato de los Montes [7,50€], seguramente un desconocido para los lectores y lectoras foráneos, es un estandarte malagueño, del que renegamos habitualmente cuando aceptamos uno cualquiera y mal preparado. No obstante, cuando las patatas fritas lo son en aceite de oliva, al igual que los pimientos y el huevo frito, sin ajo, por favor, y el lomo de cerdo ha sido preparado en manteca, quizás al igual que el chorizo, nos sale un componente hiperproteico inigualable.


Qué decir de las migas preparadas a la leña [8,50€], completadas con los anteriores condumios, sueltas y no demasiado secas, refritas sobre un fondo de ajos fritos enteros en aceite de oliva y panceta, chorizo y morcilla no preceptivos, pero altamente recomendables. 



También les dejo un vídeo de cómo preparan las migas en la chimenea en este restaurante de Casabermeja, cortesía de Canal Sur TV.


Para finalizar, pedimos unos roscos caseros, postre típico del lugar.


Lugar más que típico, ya tradicional, para ir a comer unas migas en invierno. Comida casera y a un precio razonable. Asómense a las vistas del cementerio de la población y a la Sierra de Colmenar, justo al otro lado de la autovía que lleva a Málaga, pero eso sí, en pleno invierno asegúrense de sentarse cerca de una chimenea.



Dónde encontrarlo: Calle Real, 5
29160 Casabermeja, MÁLAGA
Teléfono 952 758 229

mailonpix.com

4 comentarios:

Fernan dijo...

Vaya pintazo tiene el plato de los montes. A pesar de ser sólo las 5 de la tarde, me ha dao hasta hambre.

Guisaillo Papa dijo...

Amigo Fernan:
No me extraña que te entre hambre a cualquier hora, con esas migas. Cuando quieras nos hacemos una escapada a Casabermeja.
Un saludo y tus comentarios son bienvenidos

MIGUEL BERNAL dijo...

No dudéis, amigos de guisaillopapa, que en cuanto tenga ocasión, espero que más pronto que tarde, caigan esas migas y algún que otro plato de los montes. Antes, eso sí, a revisarme el colesterol para no asustarlo demasiado.

Jordán Abellaner dijo...

Querido Miguel, se te echa de menos en todos estos lances que vivimos. Podríamos constituir alguna cofradía del colesterol, como alguna que he conocido por el norte.
Un abrazo

Publicar un comentario en la entrada