domingo, 27 de febrero de 2011

La Taberna del Búho, Olmeda de las Fuentes. Madrid.

Palacio de Goyoneche, Nuevo Baztán.
En un precioso pueblo del Corredor del Henares nos recomendaron (insistentemente, y con razón) un recoleto restaurante, coqueto que, según nos adelantaban, contaba con una excelente cocina de fusión italo-española, en definitiva, con tradición mediterránea, pero con un puntito innovador muy interesante.

Decir que las expectativas levantadas para nada han sido exageradas. Hace ya algún tiempo que lo visité y espero que por mucho tiempo siga así, con ese aire fresco en su cocina. Simplemente impresionante.

Las croquetas de cocido, una verdadera locura, con tropezones de los de verdad. “Sarde in saor”, escabeche típico veneciano, otra maravilla: sardinas con pasas y piñones, escabeche ligero, casi dulce, gracias a una cebolla pochada, casi al caramelo, todo acompañado con un pan de trigo casero. De lo mejor. La alegría de la huerta: “parmigiana” de berenjenas, o timbal de berenjenas, buenísimo. Todos los entrantes resultaban apetecibles y hubiésemos también cenado para repetir.


Entre los segundos, presa de ibérico en orza con mojo, pequeña mota en una comida de diez, bastante pasado de sal. 
El rosbif enrollado con mermelada de cebolla, especie de wrap relleno de finísimas lonchas de carne, sobresaliente.

El risotto marinero con berberechos, sabroso y sin escatimar con el marisco, aunque lo hubiese acompañado de otras variedades.
Y para nota, mi elección: “tortellacicon pesto, con mirar la foto a lo mejor adivinan la textura de la pasta casera, el aroma y el sabor de ese pesto… aunque no, es imposible, deben dejan lo que están haciendo e ir a probarlos. Sublimes.

Los postres, no menos importantes, fueron el tiramisú casero, muy bueno, por supuesto. Pero de nuevo, cuando estaba uno gozando llega otro plato que le deja a uno la desazón de haber encontrado la perfección, sabiendo que difícilmente se repetirá: la empanadilla de arroz con leche, con azúcar glacé y sirope de fresa. El relleno, el mejor arroz con leche, cremoso y sabrosísimo. La diferencia de texturas entre él y la masa frita de la empanadilla me maravilló.

El precio es bastante asumible teniendo el trabajo de cocina, y especialmente las cantidades, con platos bien nutridos. 28 euros por persona. 
No se lo pierdan.
Dónde encontrarlo...

mailonpix.com

3 comentarios:

Kikas dijo...

Abellaner, hoy domingo ando con cierto empacho
Espero que el restaurante no sea de un primo tuyo, porque amenazo con visitarlo
Ya te contaré

Loladealmeria dijo...

Menudo puente ¡¡¡ no es que te cuides mal, no, todo lo contrario, jjjj.
Un reportaje estupendo.
Saludos desde Almeria.

Jordán Abellaner dijo...

Jajajajaja, Kikas, te aseguro que la recomendación no obedece a ningún interés no gastronómico. Si vas, creo que no te arrepentirás. Me cuentas en cualquier caso. Un saludo

Publicar un comentario en la entrada