domingo, 13 de junio de 2010

Churros en Casa Aranda. Málaga

Estamos ante un clásico de Málaga. Junto con la forma de pedir cafés, seguramente este sea el otro acontecimiento de los desayunos-merienda típicos en Málaga.


Como bien saben todos lo que nos leen, la sinceridad es la base de esta página... Y así seré aquí. Tengo que reconocer que iba a comenzar esta entrada argumentando que no hay malagueño que se precie que no haya comido churros en Casa Aranda.

Es más, para mí es algo tan clásico (Como dice el cartel, casa fundada en 1932), que por ejemplo un amigo íntimo nos reunió a todos alrededor de unos chocolates con churros en este lugar para decirnos que iba a ser padre.


Situado en pleno centro (Calle Herrería del Rey), al lado del Mercado de Atarazanas, su variedad es nula. La verdad no sé si se puede pedir pan con tomate por ejemplo (Sinceramente, nunca se me ha ocurrido pedir algo así). Allí hay que pedir chocolate con churros. Si acaso un café con churros. Les guste más o menos, hay que ir a comer churros a Casa Aranda. Está claro que los churros, churros son, tampoco dan para innovaciones ni nada raro...
Pero es un acontecimiento, eso sí, probablemente les costará encontrar sitio libre donde sentarse, a pesar de que hay muchas mesas.


Para mí los “churros” siempre han sido así. Tal cual salen en la foto. Posteriormente me enteré que estaban los churros madrileños, las porras... Pero en Málaga los churros son así. Entre otras cosas porque aquí una porra, sería una porra antequerana (Otra delicia, por cierto).

No me desvío del tema: Churros. La forma más contundente de comenzar la mañana, o de acabar la noche de juerga. El 1 de Enero todo jovenzuelo del lugar busca ansioso mesa para llenar el estómago con algo rotundo que le baje esa ex-sensación de euforia que se está empezando a convertir en sensación de malestar general y de cabeza y estómago en particular.

Incluso borrachuzo y con la acostumbrada sensación del fracaso amoroso entran bien los churros de Casa Aranda. Resumiendo: siempre apetecen.

Que por cierto, luego dicen que en Andalucía somos exagerados. Y digo yo. Cinco churros Cinco que sirven como ración por persona ¿es exagerado? En absoluto. En mi caso concreto hasta se queda corto, y espero ávido por si algún inconsciente se deja alguno de su lote.

También es curiosa la forma de extenderse de este negocio. Cualquier localillo cercano es adquirido simplemente para meter mesas. Parece un escaparate para ver a la gente comer churros.
 (En estos "escaparates" sólo hay mesas y sillas, ni siquiera servicios)

 
Y que no se me olvide. ¿Por qué iba a empezar esta entrada diciendo que cualquier malagueño digno tenía que haber comido churros en Casa Aranda? Porque comentándolo con mi compañero de página Abellaner... me reconoció que jamás había comido churros en casa Aranda. Abellaner... tenemos un problema. Bueno, mejor dicho: Tienes un problemón.



    Casa Aranda
    Calle Herrería del Rey. Málaga
    Tfno: 952 222 812
    Móvil: 676 41 08 11

mailonpix.com

Etiquetas: , ,

12 comentarios:

Malvi dijo...

Me encanta Casa Aranda. Recuerdo que el dia antes de mi boda nos fuimos mi madre (qué raro... si no la veo nunca!) mi hermana y yo a desayunar allí.

Después de un año hemos vuelto a ir (qué raro) y creo que siempre estará ahí.

Están buenisimos los churros allí , y el chocolate... ohh!!!

Abellaner, no esperaba que no hubieras ido jamás!!! debes ir, y bueno... debeis todos ir cuando vengais a Malaga, claro

un beso

un beso

Angel Hidalgo dijo...

En mi pueblo tan bien son churros¡¡¡ y la porra sólo se llama a la del medio (de la rosca me refiero)¡¡

Un abrazo
Angel

Kikas dijo...

En Vitoria tampoco había porras. Los churros se tomaban en "La Palma", al lado de mi cole, "los Marias". Allí era donde celebrábamos todos nuestros cumpleaños.
Luego le cambiaron el nombre y le pusieron algo así como Garerdi.
Abrieron otra churrería al lado de mi casa que era de unos gallegos y se llamaba Anduriña
Recuerdos de niñez
En Madrid me siguen sin entrar las porras, demasiada masa. Pero la cantidad de noches que he acabado en San Gines es enorme. Recuerdo aquella noche en la que murió Tierno y el Jevi y yo, de tunos, cantábamos una canción en memoria del Viejo profesor, ante los lloros de la concurrencia ¡menudo moco!
¡Qué tiempos!

Jaime H. Stinami dijo...

No es posible que Abellaner sea malagueño y no haya comido churros ahí. No puede ser.

Jordán Abellaner dijo...

Tampoco soy muy churrero, aunque sí he estado en el Café Madrid (de Málaga) alguna vez. Creo que ya he contado por aquí alguna vez que en mi primera visita a Madrid, ya de más mayor, acompañado de mi amigo Paco Barba, pedimos unos churros y unas porras para desayunar en la calle Arenal. Estaban más tiesos que la varilla de un cohete. Carrascal, cuenta al respetable cómo se toman los churros en Málaga, recientitos, como debe ser.
Un saludos a todos y todas.

MIGUEL BERNAL dijo...

Menudo chasco me llevé cuando llegué a Madrid, hace ya unos 18 años casi, y ávido de comer mis tan ansiados churros, me encontré en el 99% de los bares una serie de palos fritos más fríos que un muerto y sin sabor a nada. Y encima te cobraban por ello. Está claro que lo de las churrerías se ha perdido en la noche de los tiempos, pero algunos las echamos de menos porque los churros, o están calientes y en bolsa de papel de estraza, o no merecen la pena.

Carrascal Bollo dijo...

@Malvi, jeje, como buena malagueña veo que también Casa Aranda es algo "especial" para tí. ¡Que buen gusto tienes!

@Ángel, jajaja. Estoy contigo, ese término de "porra" tiene varias connotaciones curiosas...

@Kikas, eres un fuera de serie. Totalmente. Estoy contigo, los churros no deben tener demasiada masa. Por otro lado ¿Tuno?

@Jaime, estoy contigo, no conozco a otro malagueño que no haya comido en Casa Aranda... sólo ¡mi compañero de blog gastronómico!

@ Jordán. Aunque no seas muy de churros... Ya te lo dije cuando lo hablamos, me sorprende exageradamente que nunca fueras allí...

@Miguel. No he probado los churros en MAdrid, pero viendo tu experiencia... jeje, me quedo con los de Casa Aranda. Y estoy de acuerdo contigo: Las churrerías son un bien en extinción...

¡Muchas gracias a todos y nos vemos por aquí!

Kikas dijo...

No, CB...Yo sí
Y más cosas que la decencia me impide declarar

Carrascal Bollo dijo...

Un momento Kikas... ¿Me estás diciendo que fuiste Tuno?

Jaja, me sorprende... ¿No serías el de la pandereta esa no?

Kikas dijo...

¿Y qué si lo era?
;-)

ANTONIO RUIZ dijo...

ESTIMADO SEÑOR ME ENCANTA QUE LE GUSTE LOS CHURROS Y EN ESPECIAL CASA ARANDA , TODO SIGUE IGUAL SE LO DICE , UNO QUE TRABAJA ALLI , ES DECIR YO . ANTONIO RUIZ

Carrascal Bollo dijo...

¡Un placer "recibirle" en esta nuestra casa señor Ruiz!

Seguramente alguna vez nos haya servido o preparado o algo en Casa Aranda.

Un saludo y enhorabuena. Seguimos siendo unos locos de sus churros y desayunos.

Publicar un comentario en la entrada