jueves, 30 de julio de 2009

Las recetas de Carvalho. MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN

Durante el disfrute de otra de mis pasiones como es la novela negra han ido apareciendo personajes más o menos especializados en barras de bar, tascas, prostíbulos y también otros íntegros y sensibles a la sociedad decadente que rodea a menudo este género; no olvidemos a Montalbano, pero tampoco a los inspectores Kurt Wallander y Paco Huertas, hijos literarios de Henning Mankell y Andreu Martín, respectivamente. Pero es al más bribón y bandido y desencantado de los investigadores privados, Pepe Carvalho, al que podemos sorprender más veces delante de los fogones o discutiendo acerca de la hipocresía de la cultura gastronómica.