lunes, 23 de noviembre de 2009

El goloso. Conde de Sert

El Goloso. Una historia europea de la buena mesa. Estamos hablando de un libro de historia, entretenido, al menos para mí, que me gusta la historia, claro, pero con un lenguaje accesible, con ese toque de humor tan poco académico pero que consigue que a veces terminemos un libro. El subtítulo define a la perfección lo que vamos a encontrar, aunque yo lo hubiese cambiado por Una historia europea a través de sus fogones. Igual ya estaba cogido.
Un maravilloso repaso, profusamente documentado con una amplia bibliografía, en el que podemos encontrar de qué rey fue cocinero mengano, a la vez que se beneficiaba a la señora de zutano.






Podemos contar con datos curiosos, como saber cuándo comenzó la cocina pública francesa con la apertura de La Grande taverne de Londres en 1791, abierta en París por Antoine Beauvilliers, unos pocos años antes del primer restaurante español, el Lhardy del suizo Èmile Hughenin, que se mantiene abierto en la Carrera de San Jerónimo número 9 de Madrid desde el año de Nuestro Señor 1839, madre mía, menudo tratamiento para la carcoma que deben utilizar.
Pueden conocer un poco más a Carême, cocinero de reyes, que entretuvo entre otros a Pepe Botella en su palacio de Valençay (adjunto foto de su cocinilla, con el preceptivo permiso de su simpática autora).

Muy citado y poco leído, también anda por estas páginas el putañero de Grimod de la Reynière, primer periodista gastronómico de la historia y que debía montar unas juergas de escandalo.
Desde el virtuoso Leonardo da Vinci, -que se paso tres años para pintar la Última Cena en la Santa Maria delle Grazie-, y que realmente la pinto en tres meses, dedicando el resto del tiempo a convidar a sus amigos a comer a cuenta de los fondos eclesiásticos, hasta llegar a la apertura de Zalacaín en Madrid en 1973 y donde cuentan que cotillearon el mismísimo Don Juan de Borbón y Felipe González acerca de cómo iba a llevar un país, pronto socialista, en vías de modernización, un reestreno monárquico único en Europa en pleno siglo XX, después de 40 años de dictadura. Si no es verdad, esperamos que Felipe González aclare lo que realmente pasó en nuestro formulario de comentarios. Ah, y no olvide poner lo que comieron! Que sepa que siempre me cayó bien.
Bromas aparte, si Santiago Carrillo, que el autor asegura que también estuvo en Zalacaín, con y sin peluca, quiere aclarar su plato preferido, también puede hacerlo. Un fuerte abrazo a este personaje histórico.


El recorrido finaliza en la época más moderna de los fogones en España, con el advenimiento de la Nueva Cocina Vasca, con Pedro Subijana y Juan Marí Arzak, que mejoran para algunos lo que supuso la tan llevada y traída Nouvelle Cuisine de los cojones, uy, quiero decir de los fogones. Esta tendencia abanderada por Bocuse, Robuchon, Ducasse y requeteinterpretada por Ferrán Adrià, tiene como principal crítica que en ella misma comienza el gastrocomercio, desvinculándose de la manifestación cultural. Para mí que con honrosas excepciones.

Tras su lectura igual pueden extraer una síntesis mejor que la mía de aquello que realmente es la cocina española: sus asados, la olla podrida, los callos, el pisto, la fabada o el marmitako, o todo ello y mucho más, quizás el mestizaje histórico al que fueron sometidas muchas regiones heterogéneas de esta piel de toro extendida.
mailonpix.com

11 comentarios:

Carrascal Bollo dijo...

¡Brutal!

¡¡Vaya pedazo artículo que te acabas de marcar Abellaner!!
Me ha encantado todo, y desde luego me deja con ganas de leerlo.

Que por cierto, tengo un amigo que creo que lo tiene... igual se lo pido prestado y todo.

Enhorabuena Abellaner, de verdad.

Jordán Abellaner dijo...

Bueno señor Bollo, pues yo mismo le dejo el libro para que se empape un poco más de historia. A buen seguro se divertirá con el estilo ameno que utiliza el Conde de Sert.
Muchas gracias por las felicitaciones.

Euroactiva dijo...

Hola, queria invitarte a que agregues tu blog a espainfo.es
es un directorio de webs y nos gustaría que estuvieras.
saludos

Diego

Kikas dijo...

Debe de haber algun problema porque me parece que estos comentarios pertenecen al post de "los golosos de Sert", ahora desaparecido misteriosamente, o sea que no sé si mi comentario aparecerá en aquel, en el de la Antojá, o en el google buscando al post perdido.
Escribo desesperado buscando donde encontrar este establecimiento, que el enlace de donde está tambien ha desaparecido
¡socorrooooo!

Jordán Abellaner dijo...

Kikas, juro que no entiendo tu comentario, a veces tu humor es demasiado sutil para mi... ¿Qué es lo que no encuentras? Por favor, aclárame que no puedes perderte los productos de La Antojá! Con el día que tenemos hoy en Madrid, pega hacerse un guiso casero. ¡Qué digo! Igual estás hoy en Sebastopol, jeje
Un saludo

Kikas dijo...

Pues mi humor será sutil, pero ha desaparecido de tu blog el comentario de los golosos de sert. Me aparecen aqui, en la entrada de la Antojá, los comentarios de alli, de Sert,, no me aparece el donde encontrar el sitio, en fin, que te puedo hacer un poguerpoint, pero o me tienes castigado con solo la mitad del blog o hay trasgus, que dicen en Asturias
Espero no haber sido demasiado sutil con este comentario y que se me entienda clarito
¡QUE NO VEO EL BLOG ENTERO, SINO CAPADO! ¿así vale?

Jordán Abellaner dijo...

Kikas, lo único que puedo decirte es que por mor de valorar todo el trabajo que me hemos hecho con el nuevo diseño de nuestra página, descarga como explorador el firefox. La única explicación que encuentro es que utilices el explorer. Yo mismo acabo de entrar desde éste y todo se ve descolocado y mal. Debe ser que la página está optimizada o como se diga para firefox. En este lo veo todo bien. Y si arreglas el problema vuelve a comentarme en El goloso, anda, que ya me dejas con la intriga.
Un saludo y espero que se solucione esto de los comentarios y ver mal el blog. Eres el seguidor más fiel!

Guisaillo Papa dijo...

¡Hola Kikas! Tranquilidad en las masas (y en Kikas).

Ya hemos localizado el problema en la página.
Como bien dice Jordán, en el Mozilla está todo perfecto y sin problema.

El error aparece sólo en el explorer y sabemos por qué es, pero todavía hay que arreglarlo.
No creamos que tarde demasiado en arreglarse.

Gracias por todo... Kikas, cuando lo arreglemos esperamos tus comentarios de nuevo.
Un saludo.

Guisaillo Papa dijo...

¿No creamos? ¿Lo qué?

Kikas dijo...

No es que sea fiel, es que soy interesado ;-)
Pero en mi ordenador, de empresa, los programas a descargar están fijados, o sea que confiaré en el azar y qe los post que me aparezcan sean buenos, y dejeis los malos malísimos para el Firefox
(A proposito, no he visto malos, o sea que el explorer capa tambien los buenos) ;-)

Jordán Abellaner dijo...

Gracias Kikas, esperamos que nuestro pequeño espacio siga gustándote. Ya hemos resuelto el problema con la última entrada, que estaba jodiéndonos un poco en el explorer, así que ahora ya podrás comentar donde quieras sin problemas (o eso esperamos).
Que dictadura eso de fijarte los programas que puedes descargar en el trabajo, hay programas que mejoran el rendimiento laboral, como esos de apuñalar a tu jefe, deformar la foto de tu encargado hasta convertirlo en un simio...

Publicar un comentario en la entrada